IMPACTADOS POR EL AMOR DE DIOS #2019IMPACTO

Adolescentes de nuestra parroquia han pasado unos días en Cantabria, disfrutando con otros jóvenes de toda España, Suiza, Alemania y USA, de Impacto, un encuentro  juvenil (15-25 años) organizado por la comunidad católica Fe y Vida. Esta salida ha estado organizada desde New Generation, la Célula Parroquial de Evangelización de adolescentes de nuestra parroquia. A continuación comparten su experiencia con nosotros.

Impacto es el nombre que recibe este encuentro y cuando participas y vives la experiencia de formar parte de él, te das cuenta de que no es un nombre casual y que tiene mucho significado. Al fin y al cabo, es lo que experimentas, es lo que vives y sientes, quedas asombrado y eres impactado por el amor de Dios, si abres tu corazón.

Dos días antes de nuestra salida al Impacto, tuvimos un encuentro para preparar nuestro corazón: nos unimos para orar juntos, para vivir una hora de alabanza y adoración en la Capilla de Adoración por la Nueva Evangelización de la parroquia. Intercedimos por todos los que iban a formar parte de esta experiencia y pedimos por los frutos de este Impacto 2019. La verdad es que no sabíamos muy bien lo que nos íbamos a encontrar, sólo teníamos claro que iba a haber conciertos, música y que íbamos a disfrutar de actividades como surf, hípica, barranquismo, escape-room…, pero habían muchas ganas de vivir esta experiencia, estábamos abiertos a lo que el Espíritu Santo nos quisiese regalar, y hoy, sólo podemos exclamar: ¡qué grande y bueno es Dios!

Tras recorrer más de 800 km y llegar a tierras cántabras nos encontramos con una comunidad que nos acogió con los brazos abiertos y nos hizo sentir como en casa. Comenzamos a poner rostro a las personas por las que habíamos rezado y empezábamos a tomar conciencia del amor de Dios.

Un gran descubrimiento: la alabanza

Una de las experiencias que más nos ha sombrado y más nos ha llegado al corazón han sido los momentos de alabanza. La música, las canciones, el ambiente… ha sido impresionante ver a tantos jóvenes y adolescentes, de diferentes países y confesiones cristianas, alabando y bendiciendo al Señor. Era un espacio seguro, donde sentirse en paz y conectado a Dios y a los demás. Te sentías libre para expresarte cómo quisieras, nadie te juzgaba, podías mostrarte tal y como eres. Inés una de las adolescentes que ha participado nos comenta: “No me imaginaba así la alabanza, pero me impresionó mucho y fue de lo que más me gustó. También veías a la gente como le llegaba y eso, en parte, también te llegaba a ti, fue increíble” y a Marta le ha aportado “muchísima felicidad y gozo, significa una nueva manera de agradecer a Dios y ser conscientes de que realmente Dios ha resucitado y nos ha librado del mal”.

Su Amor no se rinde

El tema central del encuentro ha sido “el AMOR Incondicional”. Todas las predicaciones, las alabanzas, los testimonios, los momentos de oración… han ido en la misma dirección: 

anunciar y ser conscientes de que Dios nos ama de 

manera incondicional. Durante estos días hemos recibido el kerigma y hemos hecho experiencia del amor sin condición, que Dios nos tiene. 

Andrea nos comparte: “Me he dado cuenta de que Dios me ama, sea como sea, y que no le importa nada. Eso me ha ayudado también a valorarme más como persona”. Gabriela nos explica lo que significa ese amor para ella: “Significa que me ama de manera incondicional,  que para él soy perfecta y que sin importar lo que haga, él me seguirá amando y valorando como nadie más sabe.”

Poner a Jesús en el centro

 

Durante estos días hemos podido realizar varios talleres en los que hemos podido reflexionar sobre nosotros mismos, sobre nuestra relación con Dios y con los demás.  También hemos estado profundizando sobre la importancia de cuidar nuestra relación personal con Jesús (oración) y esto, sólo se puede hacer, si Él realmente ocupa el centro de nuestras vidas (conversión). Además, hemos visto lo importante que es vivir nuestra fe en comunidad y dejarnos acompañar (discipulado); no podemos vivir nuestra fe en solitario.  

¿Volverías a Impacto el año que viene? ¿Lo recomendarías?

  • Volvería por todas esas personas que he conocido, y realmente por la Paz que se siente cuando estás allí, por lo que aprendes y por cómo conectas con Dios. Por supuesto que lo recomendaría, yo creo que cualquier persona que vaya, le va a gustar.” (Inés, 15 años)

  • Volvería porque ha sido una semana muy intensa, pero muy buena, en la que he aprendido y crecido como persona. Por tanto, lo recomendaría porque creo que todos deberíamos experimentar el amor de Dios de esa manera”. (Andrea, 16 años)

  • Porque la gente es sensacional, el espíritu de cada día es el mejor, obviamente hay que ir con ganas, porque es algo nuevo, algo muy, muy distinto a lo que se haya vivido en la parroquia”. (Gabriela, 16 años)

  • “Volvería y lo recomendaría porque es un espacio donde ves la vida de una forma completamente diferente, desde los ojos de Dios”. (Laylla, 17 años)

  • «Me lo pase muy bien, vine más alegre, con paz, es una experiencia única y te sientes enormemente amada(Marta, 16 años)

 

Estas son las opiniones de las participantes de nuestra parroquia. Una experiencia increíble que esperamos poder repetir en el 2020 y dar la oportunidad de que nuevas personas puedan vivir y formar parte de ella. Sólo podemos dar gloria a Dios por todo lo vivido y agradecer de todo corazón a la comunidad Católica Fe y Vida, por amarnos y servirnos en estos días.

Y Ahora ¿qué?

Si algo nos han remarcado, es que nosotros decidimos qué hacer con esta experiencia: podemos convertirla en el comienzo de una relación apasionante con Dios o puede quedarse en una experiencia bonita que se va quedando en el pasado. Cada uno elige. Dios no quiere simpatizantes, quiere seguidores, sobre todo quiere hijos e hijas, por ello, se nos ha animado a cuidar nuestra relación con Él, a dejarnos acompañar y vivir nuestra fe en comunidad. Así que al finalizar este encuentro, cada uno de nosotros se ha hecho la siguiente pregunta: ¿Y ahora, en mi vida, en mi parroquia qué espero vivir?

A continuación compartimos algunas de las respuestas.

  • Espero vivir la fe de una manera como la que hemos vivido esta semana, de sentir el amor incondicional de Dios y amarnos más a nosotros mismos, sin importar nada”.

  • Espero vivir mejor mi fe y ayudar a otros a que también la vivan mejor”.

  • “Poner en práctica lo que me han enseñado y profundizarlo”.

¿Y cómo concretar todo estos deseos y los hacerlos realidad? Nuestra Parroquia nos ofrece un camino de discipulado, un camino donde somos acompañados personalmente y en comunidad, se trata de las Células Parroquiales de Evangelización.

Por ello, desde New Generation, la Célula de adolescentes de nuestra Parroquia, trabajamos para que quienes lo deseen, puedan tener un lugar donde ser acompañados y poder vivir su fe en comunidad, viviendo también experiencias como esta. Si quieres,  eres bienvenid@.

Post a comment

Book your tickets