La ADORACIÓN es… bellos TESTIMONIOS en la reunión de la CAPILLA de la ADORACIÓN

A lo largo del pasado fin de semana, en las Misas, varios miembros de nuestra parroquia, compartieron su testimonio sobre su experiencia en la Capilla de Adoración, compartiendo lo que significa para ellos adorar y convocándoles a participar en una reunión este miércoles 9 de marzo de 2016, a las 20:15h. en el salón parroquial.

A pesar de la lluvia y el frío, alrededor de 30 personas han asistido a este encuentro, en el que se les ha informado sobre el proyecto de la Capilla, el funcionamiento y además han podido compartir su experiencia de adoración. Una reunión llena de testimonios preciosos y en la que las palabras que más se han repetido han sido descanso, fuerza y paz.

La Adoración es sobre todo descansar. Muchas veces vamos agobiados, estresados, con mil y una cosas que hacer. En la Adoración encontramos el descanso, la paz y la fuerza que tanto necesitamos. La adoración nos da fuerza para afrontar las dificultades de la vida, nos da paz en medio de la ajetreada vida que muchos de nosotros llevamos. Pero sobre todo nos ayuda a vivir más unidos a Jesús, nos enseña a contemplarlo y poco a poco Su amor nos va transformando. Y es que como ha dicho una de las asistentes: «Estar en la capilla de la adoración y adorar es como estar en el Cielo».

Tú también puedes experimentar ese Cielo, puedes encontrar esa paz, ese descanso y esa fuerza que tanto anhelas. Recuerda las palabras de Jesús: “Venid a mí todos los que estéis cansados y agobiados, y yo os daré descanso” (Mt 11, 28). En la Capilla de Adoración te está esperando para abrazarte, para amarte, para estar contigo.

¿Cuál es el fin de la capilla de Adoración de nuestra parroquia?

El fin de nuestra capilla es la evangelización, mandato que Jesús ha dado a la Iglesia: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura” (Mc 16, 15). El beato Pablo VI en 1975 afirmaba: “La Iglesia existe para evangelizar” (Evangelii Nuntiandi nº14). San Juan Pablo II en la encíclica Christifideles Laici decía: “los fieles laicos, precisamente porque son miembros de la iglesia, tienen la vocación y la misión de proclamar el Evangelio: para este trabajo son habilitados y comprometidos por los sacramentos de la iniciación cristiana y los dones del Espíritu Santo”. Y es que un cristiano que no evangeliza, es un cristiano “retirado”. Por ello el Papa Francisco en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium nos exhorta: “La primera motivación para evangelizar es el amor de Jesús que hemos recibido, esta experiencia de ser salvados por Él que nos mueve a amarlo siempre más. Pero, ¿qué amor es ese que no siente la necesidad de hablar del ser amado, de mostrarlo, de hacerlo conocer? Si no sentimos el intenso deseo de comunicarlo, necesitamos detenernos en oración para pedirle a Él que vuelva a cautivarnos.” (Nº 264) Adorar es dejarse cautivar por Jesús.

Y para que la capilla pueda estar abierta, se necesitan adoradoras y adoradores. Personas que se comprometan 30 minutos cada semana, a servir en un turno para que la capilla pueda estar abierta. Su función es acompañar a Jesús, acoger a las personas que visitan la capilla y ofrecer su tiempo de adoración por la evangelización. ¿Te gustaría ser adorador/a? ¿Te gustaría darle la oportunidad a otras personas para que puedan encontrarse con Jesús Eucaristía?

Post a comment

Book your tickets